SELECCIÓN CHILENA

¿Por qué Lasarte quiere a Medel junto a Maripán y Sierralta ante Bolivia?

El DT evalúa actuar con el sistema 1-3-4-3, dándole un lugar en el equipo al central del Watford. Cinco son las razones que explican el importante cambio en la defensa.

0
¿Por qué Lasarte quiere a Medel junto a Maripán y Sierralta ante Bolivia?

Fue una sorpresa total, pues no estaba en los cálculos de nadie. Es muy difícil retroceder en el tiempo y dar con una fomación de Martín Lasarte que incluya la presencia de tres centrales, como probablemente ocurra hoy con Chile ante Bolivia (21:30 horas), con la inclusión de Francisco Sierralta acompañando a Gary Medel y Guillermo Maripán. El rasgo identitario del DT uruguayo es la línea de cuatro en la defensa, con solo dos zagueros en el eje, y así lo dejó en claro en sus pasos por la UC y la U. La variación del sistema de juego, de 1-4-4-2 a 1-3-4-3, llama poderosamente la atención.

La Roja necesita vencer esta noche en San Carlos de Apoquindo. Se aguarda, por lo tanto, una postura de mayor proactividad en el cuadro nacional en comparación a lo realizado en el 1-1 contra Argentina. Chile esperó a su rival en Santiago del Estero y atacó cuando este cedió el dominio y también cuando los nacionales se sintieron empoderados en el terreno de juego (inicio del segundo tiempo). Hoy, el cuadro de Lasarte posee la obligación de comandar el trámite del partido y, a priori, cinco son las razones que pudieron llevar al DT a innovar con el cambio radical en el eje de la defensa. 

Amplitud en el mediocampo

La presencia de Sierralta, Medel y Maripán implica que, durante gran parte del partido, la ubicación inicial de Mauricio Isla y Eugenio Mena, en el Ataque construido de Chile, será como mediocampistas externos, a la misma altura del doble '6' conformado por Charles Aránguiz y Erick Pulgar e incluso más adelante en la cancha si el desarrollo del duelo lo exige. Esto garantizará la Amplitud posicional en la zona de volantes, lo que puede incidir en la fluidez de la circulación del balón, contenido de juego clave en al afán de doblegar el espeso Reagrupamiento defensivo que exhiban los bolivianos. 

Ataque simultáneo

Isla y Mena dejarán de ser laterales y pasarán a cumplir la función de carrileros en el 1-3-4-3 de la Roja. Una de las tareas centrales en esta labor consistirá en transformarse en un delantero más cuando el equipo se halle en la fase final del Ataque construido, de manera simultánea y pasando a integrar la línea ofensiva sin inhibiciones. Para eso, los laterales de Flamengo y Racing de Avelaneda tendrán el respaldo de Sierralta y Maripán, cubriéndoles las espaldas y asumiendo las marcas respectivas. Contar con dos hombres en el juego por los costados que, sistemáticamente, pasen al ataque puede resultar vital para abrir o cargar de manera insistente a la defensa altiplánica. 

Doblaje por las puntas

Alexis Sánchez y Jean Meneses serán los punteros en la línea de ataque chilena. Pero no estarán solos en su faenas, pues ambos contarán con la colaboración de Isla y Mena, generando duplas de juego en las zonas laterales de la cancha que, principalmente en ofensiva, tendrán un papel relevante. La interacción con los carrileros ocasionará constantemente doblajes por las puntas, recurso táctico que es vital para lograr la Penetración ante una defensa retrasada y bien organizada. Las asociaciones entre ambos agentes de ataque se dará en dos contextos posicionales: carrilero subiendo abierto con el puntero cerrado, o carrilero yendo en ofensiva por la zona interior con el puntero cerca de la línea de banda.  

Presión avanzada

Desde el mediocampo hacia adelante, Chile posicionará siete hombres, conformando un nutrido bloque adelantado de presión cuando el rival tenga el balón e intente administrarlo para conectar con la dupla de atacantes compuesta por Juan Carlos Arce y Marcelo Moreno Martins. Lo más seguro es que Bolivia emplee, como forma colectiva ofensiva, el Contraataque, entonces para que la Roja defienda adecuadamente será clave cortar los primeros pases oponentes pronto y lejos del arco de Claudio Bravo. En ese momento del juego, puede resultar vital contar con un contingente de delanteros y volantes que presionen inmediatamente, sin retroceder en la cancha, y frenar, en su origen, los intentos de avances visitantes.

Volumen defensivo pertinente

Bolivia actúa con el sistema de juego 1-4-4-2. De visita, contraataca y utiliza además el Ataque directo intentando sacar beneficios de la fortaleza de Moreno Martíns para disputar y proteger el balón, y también de la buena lectura de juego de Arce, obteniendo provecho de los segundos balones en ofensiva. Con el cambio de esquema posicional, Lasarte definió que la misión esencial del Sierralta, Medel y Maripán consistirá en tener bajo control a la dupla altiplánica. Será un duelo colectivo 3 vs 2, generando un volumen defensivo acorde numéricamente a la cantidad de delanteros rivales (dos hombres en marca y otro libre realizando la cobertura de rigor). A primera vista, haber mantenido la línea de cuatro habría generado un jugador demás en la defensa, que probablemente se habría echado de menos en las línea superiores del conjunto nacional.