Entrevista AS

Fue figura del Torneo Nacional y hoy quiere renacer: "La pasé mal y sentí mucha frustración"

Andrés Souper fue uno de los grandes nombres del último certamen. Hoy ha perdido terreno en Antofagasta, pero es optimista. "Soy un jugador distinto", dice. El Covid-19 también lo alertó.

0
Fue figura del Torneo Nacional y hoy quiere renacer: "La pasé mal y sentí mucha frustración"

Andrés Souper (22) fue uno de los grandes nombres del último Torneo Nacional. El formado en la UC destacó en el mediocampo de Deportes Antofagasta, sumando, además, cinco conquistas. En AS, de hecho, él decía que, si continuaba con ese nivel, podía tener una chance en la Selección. "No tiene nada de malo ilusionarse", exponía en noviembre del 2020. Ahora, nueve meses después, el futbolista vuelve a contestar la llamada de este diario. Sin embargo, para abordar un panorama completamente distinto: hoy ha perdido mucho espacio en el club nortino.

En el certamen 2021, Souper ha disputado apenas 107 minutos, distribuidos en cinco juegos. De ellos, solo uno jugó como titular. Ese escaso protagonismo es el que el volante intenta explicar: "Creo que hay muchas cosas que la gente no sabe desde afuera. He vivido distintas situaciones que no han sido fáciles, y también por decisión técnica, primordialmente. Me ha costado lidiar con eso. En este caso, que un entrenador no me considere y, sobre todo, viniendo del año del que venía. Fue súper duro para mí". De todos modos, él valora sus ganas de salir adelante.

"Nunca dejé de entrenarme bien, de hacer mi trabajo, de cuestionarme de todas aquellas cosas que necesitaba cuestionarme para poder volver a jugar. Así que creo que de a poco he ido recuperando mi lugar y estoy contento por eso", apunta Souper, que el año pasado, por ejemplo, acumuló 1.016 minutos en Antofagasta. Lo hizo, mayoritariamente, bajo el mandato de Héctor Almandoz. Aunque por estos días -en rigor, desde febrero pasado-, el líder del vestuario es otro: Juan José Ribera.

"Tuve coronavirus muy grave. Bajé mucho de peso y volver fue difícil".

- Dice que ha vivido situaciones que no han sido fáciles. ¿Qué es lo que lo ha complicado en este momento?
- Pasé por muchas cosas, partiendo porque tuve una lesión al final del campeonato anterior. Ya volver después de eso me costó, y justo en las vacaciones tuve coronavirus muy grave. Ese tipo de cosas la gente no lo sabe. Bajé mucho de peso y cosas de ese estilo. Y ya volver fue muy difícil. Me puse en forma física cuando ya había llegado el profe Coto, ya había un equipo más o menos armado, después de un mes de competencia. De ahí tuve que remarla desde atrás. Tuve una oportunidad con La Calera, que fue el único partido que había jugado hasta antes de estos últimos que volví a jugar. Mi rendimiento no fue el mejor, pero tampoco fue malo, y me tocó de ahí en adelante quedar fuera. Somos un plantel muy grande y el profe eligió otros jugadores. Fue difícil lidiar con eso. Pero de a poco he ido superando ese momento difícil.

- Hace unos meses, usted era figura de su equipo y del Torneo Nacional. Su panorama ha cambiado...
- Fue difícil, sobre todo porque tenía expectativas altas para este año. Sentía que venía progresando, que el año pasado había sido muy bueno, y quería seguir marcando diferencias, ganándome oportunidades. Y bueno. No fue así. Como te digo, pasaron muchas cosas que fueron súper difíciles. Creo que me tocó adaptarme a que el año no partió como esperaba y me ha tocado remar desde abajo. He puesto toda mi disposición para volver a entrar en el equipo. Creo que de a poco lo he ido logrando. Estoy muy contento porque ahora último he estado ganándome mi espacio de nuevo. Espero que siga siendo así.

"Por el Covid-19, no podía moverme de la cama. No comía. Fue muy duro. Recuperar la masa muscular fue un desafío grande".

- A propósito de lo que mencionaba del coronavirus. ¿A qué punto llegó la enfermedad?
- Fue súper grave. O sea, nunca estuve cerca de morirme. Pero mucho más fuerte de lo que esperaba. Uno, que es deportista de alto rendimiento, nunca espera que fuera tan grave. Básicamente tuve cinco o seis días en los que no me podía mover de la cama. No comía. Fue muy duro. Después, otro cinco o seis días que fue un poco menos, pero muchísima fiebre. 39 grados y cosas de ese estilo. Fue súper duro, y después volver a recuperar la masa muscular también fue un desafío grande. Eso fue un poco lo que me complicó desde un principio y, desde ahí, quedé en una posición de desventaja.

- ¿En qué pensaba cuando estaba tan delicado por el Covid-19?
- En ese minuto, creo que no da para pensar.

Souper le da un toque al balón, en un Colo Colo-Deportes Antofagasta.

- ¿Pero estaba asustado?
- Yo creo que sí. Nunca pensé que podía morir, pero sí fue súper duro, porque es un virus que todos desconocemos. Y vivirlo en cuerpo... No sabes el límite. Era lo que sentía: 'No sé hasta dónde puedo llegar, o cuánto tiempo me voy a sentir así'. Ese tipo de cosas me cuestionaba. Al final no fue para nada peor. Fueron cuatro o cinco días muy terribles y después fui mejorando.

- Volvamos al fútbol. ¿Siente que a Juan José Ribera le ha faltado confiar en usted?
- O sea, he conversado con él y en algún punto yo sentía que sí merecía una chance. Pero él es el entrenador y somos un plantel muy amplio. Entrenamos muy bien, somos competitivos. Y él (Ribera) decidió que yo que iba a tener que remarla un poco desde abajo y ganarme mis minutos. Y creo que así fue, y así ha ido siendo. Obviamente me hubiese gustado tener más oportunidades, pero al final es un problema que vivimos todos los futbolistas. Me ha tocado aprender eso.

"Hoy me siento valorado, y todavía estoy contento en Antofagasta. Creo que me ganaré los minutos que merezco".

- ¿Pero se siente valorado?
- Hoy en día, sí. Creo que la situación ha ido cambiando. Obviamente en algún punto me cuestioné distintas cosas, pero hoy en día puedo decir que sí me siento valorado. Todavía estoy contento aquí. Creo que voy a revertir la situación para poder ganar los minutos que necesito, y que siento que merezco.

"Antes de ganar minutos, sentía mucha frustración. Me tocó pasarla mal, pero siempre se puede salir adelante".

- Hace un rato, usted mencionaba que se ha sentido mejor al ir ganando minutos. Pero antes de que eso pasara, ¿la había pasado mal?
- Sí. Por eso digo que solo los futbolistas podemos entender esto. Nunca es fácil, y me tocó vivirlo en carne propia. Ha sido muy duro, mucha frustración, muy difícil. Pero a todos nos pasa, o nos va a pasar en algún momento. Es parte del trabajo, y me tocó pasarla mal un tiempo. Pero creo que siempre se puede salir adelante, con mucho trabajo, con conciencia y, sobre todo, encontrándote con quién quieres ser en cada situación. Y creo que yo me di cuenta de que, más allá de todo, quería disfrutar del fútbol, quería mejorar, progresar, porque sabía que mi oportunidad iba a llegar.

- ¿Este fue uno de los momentos más duros que le tocó vivir en el fútbol?
- En mi carrera ya profesional, podría decir que sí. Obviamente en divisiones inferiores he vivido muchísimos momentos difíciles para llegar (al profesionalismo). Insisto: los que nos dedicamos a esto sabemos lo difícil que es llegar a ser profesional. Entonces, sí. Viví muchas situaciones similares, pero a nivel profesional, sí. Fue súper difícil, sobre todo lidiar con mis propias expectativas. Por como terminé el año pasado, tenía expectativas mucho más altas. Quizás por eso fue un poco más complicado, pero dentro de todo los futbolistas, desde que somos muy chicos, tenemos que lidiar con estas cosas.

- ¿Quién lo respaldó en este periodo con poca actividad?
- Tuve bastante compañía. La persona que me tuvo que bancar más que nadie fue mi polola, la que estuvo conmigo todo el tiempo. En general, mi familia, que son los que siempre están. Así que ellos, mi representante y toda la gente que es de mi equipo, que son incondicionales y que saben y confían en mí.

"Me voy a quedar en Antofagasta. No me he querido ir, pero obviamente me he cuestionado todo, porque necesito jugar".

- En las últimas semanas, su nombre sonó en Curicó Unido y Unión Española. ¿Qué hay de cierto?
- Me voy a quedar en Antofagasta. Entiendo que hubo conversaciones, porque yo sí tenía la necesidad de jugar. Así de simple. No me he querido ir de acá, pero obviamente me he cuestionado todo, porque necesito jugar. Creo que a mis 22 años necesito estar ahí, en la cancha. Necesito estar teniendo la experiencia de jugar para ir mejorando, progresando.

"Me considero un jugador distinto. Quiero volver a ser titular y después pensar en la posibilidad de ser nominado a la Selección y de jugar afuera".

- En cuanto a lo futbolístico y el ámbito personal. ¿Qué desea en este momento?
- Deseo volver a jugar, como lo estoy haciendo ahora. Poder volver de a poco, ir paso a paso, recuperando las sensaciones, recuperando mi nivel futbolístico y volver a tener un impacto como el que tuve el año pasado. Creo que todavía soy joven, puedo demostrar. Me considero un jugador distinto a los demás, y quizás no he tenido la regularidad que espero, pero si logro ponerme en el nivel que necesito estar, con continuidad, creo que puedo lograr mis objetivos. Básicamente volver a ser titular y después pensar, quizás, en la posibilidad de ser nominado (a la Selección), de jugar afuera, que es lo que todos queremos. Pero más que nada, es poder volver a jugar, a tener un lugar importante.

El plan de Antofagasta

En la charla con AS, Souper también da detalles de los objetivos del plantel de Ribera. "Siempre hemos trabajado por clasificar a copas internacionales. Obviamente que tenemos la intención de que sea la Libertadores. Ha sido un proceso durante todo el año, y hemos ido mejorando, progresando, y estamos en una posición expectante y queremos buscar la posibilidad de aspirar a más todavía", cierra. Por ahora, el CDA es sexto en el Torneo Nacional y, con ello, mira hacia la Copa Sudamericana.