ADN RadioConcierto Radio
NewslettersRegístrateAPP
españaESPAÑAargentinaARGENTINAchileCHILEcolombiaCOLOMBIAusaUSAméxicoMÉXICOperúPERÚusa latinoUSA LATINOaméricaAMÉRICA

ENTREVISTA AS

“Cuando llegué, me criticaron porque venía del fútbol, pero trabajé y peleé por el deporte”

Ahora como ex subsecretario, Andrés Otero realiza un balance de su gestión y elogia a su sucesora, Antonia Illanes. El periodista también responde el análisis de Pedro Lira en AS.

Actualizado a
“Cuando llegué, me criticaron porque venía del fútbol, pero trabajé y peleé por el deporte”

De las cuatro altas autoridades que tuvo el deporte en el Gobierno de Sebastián Piñera, Andrés Otero fue el que más tiempo estuvo. En diciembre del 2018, el ex jefe de Estadio Seguro reemplazó a Kael Becerra como subsecretario. A tres años y tres meses de ese momento, el periodista entregó su cargo a Antonia Illanes, la nueva subsecretaria del Gobierno de Gabriel Boric, y a cuatro días de dejar la oficina en Fidel Oteíza, Otero reflexiona en As sobre su gestión.

“Me fui tranquilo y en paz. Hicimos grandes cosas por el deporte y hay otras que quedaron pendientes. Tuvimos que enfrentar tres grandes crisis en dos años: el estallido social, la pandemia y la crisis económica mundial. Hay varias cosas que me hubiese gustado hacer, como reformular el Sistema Nacional de Competencias Deportivas, que era algo fundamental. Pero estamos contentos, porque logramos varios avances y esperamos que se siga en esa línea”, afirma Otero.

- Usted partió con la ministra Pauline Kantor, con quien era bastante cercana. ¿Le dolió esa salida?

- Agradezco tu pregunta porque quiero destacar la figura de la ministra Pauline Kantor. Cuando ella asumió, el Ministerio del Deporte no tenía una gran diferencia con el IND histórico. Si se creó, era porque el deporte tenía que ser una política pública prioritaria para el Estado. La ministra Kantor fue quien puso en marcha eso, gracias a su conocimiento, experiencia como deportista de alto rendimiento y como presidenta de federación. Es una mujer extraordinaria e incansable, e hizo un gran trabajo. Si me dolió o no, es difícil responderlo, porque cuando un Presidente toma decisiones, yo estoy seguro que lo hace para mejor.

- ¿Cuáles aspectos consideraría como aciertos de esta gestión?

- Yo destacaría cómo combatimos la pandemia. Se ha mencionado poco porque parece que es natural, pero no lo es. La crisis sanitaria paralizó todos los deportes, incluido el fútbol profesional, que es una industria que mueve millones. A los pocos meses volvió la actividad y eso no fue casualidad. Fue un trabajo gigante, estudiamos mucho y no paramos. Afortunadamente volvimos con el alto rendimiento y el fútbol. Conseguimos permisos para que se pudieran trasladar cuando todo el país estaba en cuarentena, después reabrimos los recintos y luego dimos a conocer los protocolos para cada uno de los deportes. Si tuviera que elegir algo, sería eso.

- ¿Y en otras áreas?

- Pusimos en marcha a Santiago 2023. La política tiene cosas ingratas, porque hicimos gran parte del esfuerzo para que los Juegos Panamericanos se puedan desarrollar y yo estoy seguro que serán inolvidables, pero no vamos a estar para disfrutarlo. No fue fácil. Tuvimos que armar la Corporación y hoy afortunadamente está funcionando. Tiene más de 100 funcionarios, están trabajando en licitaciones y organizaciones. Estamos muy satisfechos y así se lo transmití a las nuevas autoridades.

- ¿El alto rendimiento fue prioridad?

- Ahí pusimos un foco importante, que era trascendente por el momento de Plan Olímpico. En Lima tuvimos el mejor resultado de la historia. En los Odesur de Cochabamba, también. Y allí creo que fue fundamental el trabajo de continuidad que le dio la Presidenta Bachelet al Plan Olímpico. En 2021 rozamos medallas olímpicas en deportes no tradicionales. Yasmani Acosta estuvo a un detalle de lograr medalla de bronce. En el Plan Paralímpico tuvimos seis medallas con dos de oro. Eso fue un logro.

Otero y la situación de los Panamericanos

- En entrevista con AS, Pedro Lira dice que los Juegos están atrasados. ¿Es así?

- Él presenta una preocupación por los temas que menos nos tuvieron preocupados. Todas las obras del Parque Estadio Nacional, que es donde se va a desarrollar el 80 por ciento de los Juegos Panamericanos, están en tiempo y forma, tal como lo planificamos. Superamos todas las dificultades: los materiales de construcción aumentaron su precio en la pandemia y nosotros tuvimos que enfrentar eso cuando ya teníamos contratos firmados. Aun así, lo supimos administrar. Y además, es un lugar donde no se puede llegar y hacer las cosas.

- ¿A qué se refiere?

- El Parque Estadio Nacional no solo es deportivo, también tiene una historia por las violaciones a los derechos humanos en la dictadura y es patrimonio nacional. Si se encuentra un pedazo de género u osamentas, hay que parar la obra. Eso pasa siempre y tiene que ir la PDI a hacer la inspección. Hay un protocolo. No es fácil conseguir los permisos de edificación y tienes que obtener la rentabilidad social en el Ministerio de Desarrollo Social. Nosotros, con la disposición de la subsecretaria Alejandra Candia, lo sacamos rápido. Todas esas cosas son omitidas por Pedro Lira. Lo hemos trabajado muy bien: tenemos todas las licitaciones ya armadas, y varias de ellas están publicadas. Lo único pendiente es el Centro Acuático, que es un proceso más corto. Hay un equipo del IND que sabe perfectamente cómo se maneja el tema: en dos o tres meses podría partir la construcción. Las piscinas están hechas, solo falta techarlas y construir galerías y camarines. La infraestructura va a llegar. Todas las obras deberían entregarse entre junio y julio o a más tardar, a fines de agosto del 2023. Yo le pondría atención a otras cosas que Lira no mencionó.

- ¿Qué aspectos le preocupan a usted?

- No sé si me preocupan, pero sí me tienen inquieto: los temas operativos. No lo digo porque no tengamos capacidad, sino porque en Chile nunca se ha hecho un evento de esta naturaleza. La operación no es solo abrir las puertas, recibir al público y que vean el deporte. Estamos hablando de la logística para administrar a ocho mil deportistas que estarán en la Villa Panamericana, el traslado en tiempo y forma, el movimiento de buses y auto o el cierre de calle. Hay una operación de suma complejidad.

Andrés Otero fue subsecretario del Deporte desde diciembre del 2018.
Ampliar
Andrés Otero fue subsecretario del Deporte desde diciembre del 2018.

- ¿Alcanza el tiempo para que se realicen los Test Event?

- Yo creo que se podrían alcanzar a hacer unos, no todos. Una cosa es el Test Event para probar el recinto y otra es el Test Event para probar la logística y los protocolos. Estos últimos no es necesario hacerlos en el recinto donde se va a desarrollar la competencia. En Lima tampoco pasó. Ni hablar de los Juegos Olímpicos de Río. Hay que poner las cosas en perspectiva, porque hubiese sido ideal que en 2019 estuviera toda la infraestructura lista y así tener cuatro años para preparar el evento. Pero acá nos faltaba infraestructura y no era tarea sencilla. Tuvimos un estallido, que nos generó un atraso en la planificación. Con la pandemia estuvimos dos o tres meses en cuarentena total. No avanzamos como hubiésemos querido, pero lo superamos y hoy tenemos un gran avance. Si se pueden testear algunas cosas, se harán. Y si no, el evento se puede testear en otros recintos.

- ¿La Villa Panamericana es lo más avanzado?

- Si hay algo que me tiene plenamente tranquilo, es la Villa Panamericana. En Lima, la Villa fue el hospital de campaña durante la pandemia. Si no hubiese sido eso, no tenían nada que hacer con la infraestructura porque está ubicada en una zona compleja y no es residencial. Tenía todo para ser un elefante blanco. La de Guadalajara está botada hasta el día de hoy. A nosotros, el Presidente Piñera nos pidió que buscáramos una solución habitacional para cumplir con el sueño de la casa propia para personas de clase media baja y en base a eso, esta infraestructura se adapta a los Panamericanos. Y así lo trabajamos, por eso hubo demoras. Hace tres semanas fui a verla y es impresionante el avance que tiene, pensando que se comenzó a construir a fines de noviembre. Hay doce torres levantadas y otras cinco están con sus cimientos. La Villa va a llegar en perfectas condiciones. Si quedan cosas pendientes, van a ser terminaciones, detalles o decoraciones, que no va a obstaculizar a los deportistas. En septiembre puede ser la recepción, pero en junio o julio, Panam Sports y la Corporación ya van a poder trabajar.

- Hay un proyecto de ley que busca entregar departamentos de la Villa Panamericana como premio a los medallistas chilenos. ¿Les gustaba esa idea?

- La propuesta de la diputada (Erika) Olivera tiene un fin muy noble, pero la Villa Panamericana no está pensada en eso, está pensada en dar soluciones habitaciones a familias que lo necesitan. Eso tendrá que verlo ahora el ministro (Carlos) Montes o el Presidente Boric. Seremos respetuosos de su decisión, pero al menos nosotros no lo teníamos como prioridad ni como pensamiento. Seré franco: yo no estoy de acuerdo.

- ¿Es porque los medallistas podrían ser muchos?

- No se sabe, pero más allá de eso, no me gusta mezclar peras con manzanas. Hay que perfeccionar las actuales herramientas para beneficio de los deportistas, como lo hicimos con la nueva Beca Proddar, que entrega protección social y que dejó de ser tan leonino para revalidar su logro.

- ¿Por qué las sedes aún no se definen?

- Esa es otra de las críticas de Pedro Lira. Y si lo quiere hacer desde la comodidad de su sillón, está bien, pero no entiende que hay una serie de cosas detrás. Hay temas que define Panam Sports, que son los dueños de los Juegos. No podemos olvidarnos de eso. Nosotros somos la ciudad sede y tenemos la responsabilidad de administrar y organizar los Juegos, pero quien define a última instancia es Panam Sports y ellos tienen a 39 comités olímpicos que tienen sus propias peticiones y posturas. Pasa hasta en Chile. Yo, como subsecretario, recibí a varios deportes que querían un centro de alto rendimiento propio. Obviamente no se pueden atender todas las necesidades. No ha sido fácil, pero la Corporación ya tiene un borrador que seguramente se pondrá en manos de las nuevas autoridades. Hay que coincidir los factores técnicos con los factores organizaciones. Así lo hemos trabajado.

El cambio de mando con Antonia Illanes

- A propósito de nuevas autoridades, ¿con qué imagen se quedó de la subsecretaria Illanes?

- Me llevo una muy buena impresión de la subsecretaria sobre lo que quiere para el deporte. Llega con mucho entusiasmo, energía y es muy matea. Ha estudiado muchísimo. Me ha preguntado muchas cosas y siento que se ha preparado bastante. Tengo mucha fe en su gestión. Está muy interesada en Santiago 2023 y creo que viene a trabajar por y para el deporte. Ayer nos comunicamos por última vez. Le deseé éxito en todo y le dije que contara conmigo para lo que quisiera. Ella me dijo ‘gracias y felicitaciones porque hicieron un buen trabajo’. Tuvimos un traspaso muy sano y republicano. Así debe ser.

- ¿Se va a mantener esa disposición?

- Por naturaleza, soy una persona de oposición. Pero seré una oposición constructiva. Si alguna vez siento que están haciendo algo y no me parece o creo que está mal, la llamaré o buscaré puentes. No se enterarán por la prensa, por una carta al director, ni estaré moviendo a los parlamentarios. Y si hacen cosas bien, seré el primero en celebrarlas. El deporte es transversal y van a contar conmigo.

La reunión entre Antonia Illanes y Andrés Otero.
Ampliar
La reunión entre Antonia Illanes y Andrés Otero.

- ¿Ayuda al deporte que la subsecretaria sea cercana al Presidente Boric?

- Es un beneficio para el deporte. Recibí comentarios de personas que me decían “oye, pero el Presidente Boric puso a una amiga’. A mí me parece fantástico. Yo siento que esta designación significa que el Presidente le está dando una prioridad al deporte y ojalá así se mantenga. Así se lo comenté a Miguel Ángel Mujica, a Neven Ilic y a todo el entorno del deporte. Ella tiene línea directa con el Presidente Boric, por una relación política y de amistad de mucho tiempo. Y eso es bueno.

- Sebastián Keitel cuestionó su designación...

- A mi criticaron porque venía del fútbol, pero me voy con la tranquilidad de que nunca escondí mi fanatismo y trabajé por el deporte. Incluso, muchas veces tuve que pelear con el fútbol para darle prioridad al deporte. El fútbol es demonizado en el deporte y entiendo por qué. Es una industria y para los deportistas es complicado entender que ellos obtienen logros, pero que en la prensa van en los recuadros y en los breves, mientras el fútbol lleva varias páginas. Es una realidad y se entiende la frustración. Pero yo creo que, junto a la ministra Cecilia Pérez, logramos que el deporte tenga más importancia. Prueba de ello es que, cuando hicimos los retornos en la pandemia, reanudamos el fútbol, pero también el resto del deporte.

Personas activas, Centros Elige Vivir Sano e informes de la Contraloría

En la cuenta pública que realizó la ministra Cecilia Pérez a comienzos de marzo, una imagen proyectada al interior del Estadio Nacional indicaba que el país tenía “5.921.657 chilenos y chilenas deportistas”. La situación llamó la atención, pero el ex subsecretario Otero lo aclara en esta conversación:

“De acuerdo a las métricas, casi llegamos a las seis millones de personas activas, que no es lo mismo que seis millones de deportistas. Hay un avance importante en el deporte social, pero le deja al Estado algo pendiente: el impacto negativo de la pandemia en el deporte escolar. Los colegios estaban cerrados y por lo tanto no había actividad física para niños. Eso es brutal y hay que hacerse cargo. Necesitamos recuperar terreno a mediano o largo plazo”.

- ¿Cómo se calcula esa cifra?

- En base a los indicadores de desempeño de todos nuestros programas y de los convenios con instituciones públicas y privadas. Y también, por la Encuesta Nacional de Hábitos. La persona activa es la que puede caminar 40 minutos al día, la que sube cerros o la persona que trabaja en el piso ocho y todos los días sube por las escaleras. Son tres veces por semana con un mínimo de 120 minutos, según la definición de la OMS. Hay una métrica que da ese resultado. Para avanzar en un país de deportistas, queda mucho por delante, pero tenemos una muy buena base.

- La Encuesta Nacional de Hábitos señala que más del 80% son inactivos...

- Efectivamente eso indica la del 2018, pero eso cambió y hoy aumentamos bastante. Hay pasos que se han dado para tener más personas activas, pero hay otros pasos que dar, especialmente a temprana edad, porque los hábitos se desarrollan en ese momento. Es más difícil, no imposible, que una persona a los 40, 50 o 60 años se haga el hábito. Pero si empieza a los tres años, es más fácil. Especialmente ahora, que la actividad física compite con el celular o las series, por dar ejemplo.

- Se habían prometido 30 Centros Elige Vivir Sano al fin del mandato. Se presentó como éxito en la cuenta pública, pero aún no están. ¿Faltó autocrítica en eso?

- Voy a explicar el contexto. Esto nace de los centros deportivos integrales de la Presidenta Bachelet. Eso nadie lo ha desconocido. Era infraestructura de calidad y maravillosa para comunas vulnerables. El IND construía y se los entregaba a las municipalidades. Eso solucionaba algo que le faltaba a la ciudadanía, pero nuestro diagnóstico era que, si esa infraestructura no se acompañaba con un programa deportivo, tenía la mayor posibilidad de terminar como elefantes blancos. Entonces nosotros trabajamos en un proyecto con el Ministerio de Desarrollo Social. Primero, en relación al tamaño. Por ejemplo, el recinto de Caldera es más grande que el pueblo. Parece broma, pero es verdad: está sobredimensionado. Nosotros establecimos prototipos XS, S, M, L, XL y piscina, dependiendo de las necesidades de la población. Además, se le apareja un programa deportivo: en la mañana está a disposición de las clases de los colegios que no tienen infraestructura, en las tardes están los talleres del IND y en la noche está destinado a la comunidad.

- ¿Ese trabajo detrás atrasó el proceso?

- En ese contexto que describo, esto se atrasó muchísimo más de lo que nos hubiese gustado. Además, la pandemia generó atraso en las obras y en los contratos. Los centros tenían una formulación para tener un costo máximo de $4.500 millones y eso era imposible por el alza de materiales. Eso nos generó una complicación. Hoy tenemos seis inaugurados y otros 29 están en proceso, entre licitación, adjudicación y construcción. Yo recibí a alcaldes de muchas ciudades y todos los colores políticos que nos pedían un Centro Elige Vivir Sano, porque el programa es muy beneficioso.

- ¿La gestión se ve empañada por los informes de la Contraloría?

- No, empañada en ningún caso. La Contraloría hace su trabajo y nos parece fantástico. Ellos tienen que hacer informes, levantar oficios y hacer preguntas. No tenemos problemas al respecto. Nosotros respondimos cada uno de los requerimientos que se nos hizo.

- Uno de los requerimientos era que se habían perdido algunos metros de reja en el Nacional. ¿Se solucionó?

- Hay un sumario abierto. Más allá de que nosotros dejamos de ser autoridades, tenemos una responsabilidad pública que es infinita. La directora nacional del IND, Sofía Rengifo, abrió una investigación y está en pleno proceso. Mientras no tengamos resultados, no corresponde meterse.

- ¿No se le preguntó al administrador del Nacional?

- Es que en eso están. En una investigación sumaria, se hacen entrevistas y montones de trámites, donde se concluye qué pasó. No sé a quién estarán entrevistando.

- ¿Qué piensa hacer ahora?

- Por ahora voy a descansar. Me gustaría seguir ligado al deporte. Y siempre con un ojo en la política. Voy a defender con fuerza el legado del Presidente Sebastián Piñera. En lo deportivo y en lo social donde se dieron grandes avances que la historia sabrá reconocer.

Normas

Para poder comentar debes estar registrado y haber iniciado sesión. ¿Olvidaste la contraseña?