Temas del día Más temas

COLO COLO

Cómo jugaría Colo Colo con Gustavo Quinteros en la banca

Tras su salida de Xolos de México, el ex DT de la UC se acerca al Cacique en lo que sería otra puesta en escena del modelo de juego que le dio gran éxito en 2019.

Cómo jugaría Colo Colo con Gustavo Quinteros en la banca
ANDRES PIÑA/PHOTOSPORT

Los resultados obtenidos por Gustavo Quinteros no habían sido los esperados, pero de todos modos llamó la atención su desvinculación de Xolos de Tijuana. Ahora todo parece indicar que el ex DT de Universidad Católica tiene el camino libre para retornar a Chile y asumir en la banca de Colo Colo, que ya lo sondeó tras las salida de Mario Salas.

Hace unos días, aún con contrato vigente en México, Quinteros no había descartado la posibilidad. "En Chile lo pasé bien, fui feliz. Me gustó mucho el fútbol, la gente. Me gustaría volver", afirmó, lo que añadido al interés manifiesto del Cacique por contar con el DT amenaza con tener pronto a Quinteros en el Monumental.

El argentino-boliviano dejó una gran imagen en el país al lograr el título de 2019 con la UC. Los cruzados fueron una fuerza futbolística sin contrapeso y solo los obtusos de siempre pusieron en duda el título logrado en el campeonato, debido a que no concluyó normalmente por el estallido social.

Dos sistemas de juego

Aunque cada club es un mundo aparte, con Quinteros en la banca el panorama se encuentra más o menos claro de cómo actuaría Colo Colo. El DT mostró como sistema de juego estable el esquema 1-4-3-3, pero en ocasiones puntuales (principalmente en momentos de partidos) se decantó hacia un ordenamiento posicional 1-4-4-2.

Si repitiera esta flexibilidad táctica con los albos, tampoco debería tener problemas para alternar entre ambos sistemas de juego. A veces la gran piedra de tope para esto es la presencia de un '10' neto en el plantel (la subestructura del mediocampo en ambos esquemas no lo considera), pero el Cacique solo cuenta con Leonardo Valencia. Este perfectamente puede actuar de extremo o volante por el costado.

Variantes en ataque

Quinteros es precursor del Ataque Construido como recurso ofensivo. Sus equipos tienden a evitar el pelotazo, optando por avanzar con el balón a ras de piso y mediantes sucesivas combinaciones. Con Salas Colo Colo también lo intentaba, pero el ex DT de la UC impone más control durante la circulación del balón en un afán por priorizar la precisión sobre el ritmo de juego elevado.

La faena de ataque en los cuadros de Quinteros exhiben además como sustento una fuerte hegemonía del juego por las bandas. Sus estructuras de equipos consignan la presencia de dos hombres en ambos costados (lateral y extremo o lateral y volante) y en Colo Colo probablemente no será la excepción, a raíz de la composición del plantel.

Salas también adhería al mismo postulados. Sin embargo, el matiz radica en que Quinteros no es tan líneal en el accionar por las puntas, pues contempla variantes de avances colectivos en diagional hacia el área rival. Por ejemplo, en la UC las presencias de César Pinares y Diego Buonanotte como extremos en ocasiones buscaban acentuar esta tendencia de solo ganar línea de fondo en las maniobras por las puntas.

Pausa en defensa

En fase defensiva, en los equipos de Quinteros predomina la ponderación. No es un 'apóstol' de la presión sobre la salida del rival. Al contrario prioriza la estructuración veloz del bloque de los 10 jugadores de campo en la zona media y el consiguiente ordenamiento posicional para garantizar las acciones de achique y cobertura.

Lo más factible es que, con el ex DT de la UC en la banca, Colo Colo pase de intentos de recuperación altos en el terreno de juego a una presión más colectiva. Acciones defensivas de mayor prudencia, sin intentar recuperar el balón en el primer duelo con el rival, corriendo el riesgo de no tener éxito y quedar completamente expuesto atrás.

El Cacique exhibiría un perfil de equipo más equilibrado, con índices en las variables defensivas muchos más favorables que en la actualidad. Sin embargo, ese dejar hacer al rival, esperando sus avances para intentar el quite en zonas de presión más seguras pero conservadoras, es probable que luzca incoherente con la obligación de protagonismo que demanda un club como Colo Colo.