CHILENOS POR EL MUNDO

El inédito papel que despertó la mejor versión de Sánchez

Hoy, el delantero brilla en el Inter y quienes rotan en ofensiva son Lukaku y Lautaro Martínez. Su presencia le dio un perfil táctico distinto al ataque lombardo.

Sin duda que Alexis Sánchez vive su mejor momento desde que llegó al Inter de Milán, buscando recomponer una carrera futbolística que había sufrido un duro e inesperado traspié en el Manchester United. Sin embargo, el proceso de reconstrucción no ha sido fácil, pues debió superar una larga lesión de tobillo y el gran nivel de la dupla compuesta por Romelu Lukaku y Lautaro Martínez en el ataque lombardo disminuyó también las posibilidades de una presencia sostenida en la titularidad.

La inducción de Conte

Pero en el cierre de la liga de Italia, el chileno parece haber modificado el panorama y los que han alternado como sus acompañante en ofensiva han sido Lukaku y Martínez. Antes de todo esto, Antonio Conte exploró la posibilidad de juntar a los tres delanteros en el sector ofensivo. Por pasajes de partidos, el DT alineó al hombre de la Roja como mediapunta, detrás de ambos goleadores, y la variante táctica rindió algunos frutos, como en la remontada ante Parma para terminar venciendo por 2-1 en los descuentos.

Sin embargo, tras esa agónica victoria de visita por la jornada 28 de la Serie A, Conte volvió a insistir con Alexis como delantero y en la función de mediapunta los que alternan hoy son Cristian Ericksen y Borja Valero. De todos modos, actuar unos metros más atrás en el campo de juego le sirvió al chileno para entrar más en contacto con el balón, escabullirse inicialmente de la marcación cerrada de los defensores en Italia y retomar el feeling con su juego sin la premura en las resoluciones y la falta de espacio de las posiciones de ataque neto.

Esa especie de inducción, luego del receso por la pandemia del coronavirus en Italia y la complicada lesión de tobillo que sufrió, le permitió al chileno construir el buen desempeño que hoy exhibe. En la posición de segunda punta acompañado por Martínez o Lukaku, Alexis ha sido uno de los jugadores más sobresalientes del Inter. Brilló contra el Brescia (6-0), fue el más rescatable ante el Hellas Verona (2-2), gravitó contra el Torino (3-1) y disputó su mejor partido con la camiseta neriazurri frente al SPAL (4-0).

Purificador de juego

Hoy, Sánchez es fundamental en el Inter por tres aspectos clave: generación de situaciones propias de gol, asistencias a quienes convierten y anotaciones individuales en la portería rival. En el fondo, el tocopillano está dando a entrever que se encamina a recuperar el nivel que lo hizo convertirse en una de las máximas figura de la Premier League en Inglaterra. 

Lo dijo el propio Conte, después de una de las buenas actuaciones brindadas por Alexis: el chileno es un delantero distinto a los "tanques" Lukaku y Martínez, por lo que su contribución al juego ofensivo del Inter purifica el funcionamiento colectivo del equipo. Sánchez es un atacante con importante capacidad para construir juego, echándose atrás en el eje de la cancha, lo que no lo inhabilita para establecerse también entre los centrales e ir a la disputa de los balones a ras de piso y también aéreos.

Otro forma de atacar

Pero hay otro aspecto que ha generado una sinergia interesante del chileno en el eje del ataque del cuadro lombardo. De dos centrodelanteros netos de área, por decisión de Conte al darle la titularidad a Alexis, los nerazzurris pasaron a la configuración táctica de un '9' típico (Lukaku o Martínez) junto a un punta movedizo, retráctil, con capacidad de habilitar desde tres cuartos de cancha a los apoyos que en velocidad superan la línea del balón (Sánchez). Esto ha hecho que el juego del Inter sea menos anunciado y rígido, la principal crítica que ha debido soportar Conte.

Que Alexis traslade su zona de influencia a las espaldas o costados de los volantes defensivos rivales no ha generado ningún costo ofensivo. Sucede que, en rigor, el Inter atacaba con cuatro hombres hasta antes de la consolidación de Alexis: la dupla de centrodelanteros (Lukaku y Martínez) y ambos carrileros (Antonio Candreva y Ashley Young). Hoy por largos pasajes esa configuración de ataque se ha reducido a tres hombres, por el retroceso continuo del chileno, pero esto genera distracción y arrastre de marcas, brindándoles más espacio y tiempo de acción a los que atacan.

Además, Sánchez, por su interés permanente de estar presente en el foco del juego, cumple a cabalidad con el principio de Acompañar la jugada. Habilita, asiste e inicia secuencias de pases y siempre pica al espacio para ser un apoyo válido intentando darle continuidad a la circulación del balón. Así ocurrió en la goleada ante el SPAL: comenzó la maniobra con un pase de apertura hacia el carrilero izquierdo (Cristiano Biraghi) y, a máxima velocidad, llegó a posición de finiquito por el centro para convertir el 3-0 parcial.