Temas del día Más temas

COLO COLO

El último impulso de Fernández

Con 34 años, el volante asegura que se siente mejor que nunca. El plantel lo protege, y el DT lo entusiasma, tal como él necesita. ¿Será el renacer?

El lazo indestructible de Colo Colo con Matías Fernández (34) se puede resumir en un momento. El 22 de diciembre del 2019, más de diez mil hinchas llegaron al Monumental para vivir la presentación de un futbolista que regresaba al club después de 13 años. Pero la expectativa fue disminuyendo poco a poco. Las lesiones volvieron a golpear al jugador y su participación fue escasa. Y él lo sabe: “He jugado muy poco”, reconoce. Sin embargo, el actual escenario le dio un nuevo impulso a su carrera. Tal vez, el último.

Como pocas veces, Fernández protagonizó una conferencia de prensa esta semana. No fue casualidad. El jugador está entusiasmado, y así lo intentó transmitir: “Estoy con mucha confianza de aportar al equipo. Nunca me había sentido mejor”, señaló. En el plantel coinciden: “Está realmente bien”, afirman. La extensa paralización por el coronavirus fue una oportunidad con que Matías se benefició.

El cuerpo técnico lo respalda públicamente y lo motiva a seguir: “A Matías fue el que mejor le vino la cuarentena. Pudo recuperarse e insertarse en los trabajos de campo. Fue el que más aprovechó todo este tiempo”, aseguró Gualberto Jara este jueves, a dos días del encuentro con Santiago Wanderers por la octava fecha. “Está en condiciones de jugar”, agregó.

El DT sabe que Fernández necesita protección. Claudio Borghi, el entrenador que lo hizo triunfar en el Colo Colo 2006, lo dijo alguna vez: “Él requiere compañía y un trato especial”. Ese cuidado que necesitaba desde niño, cuando sufría en el Monumental por la lejanía de sus padres. Las áreas físicas y médicas también siguen esa línea de atención: el jugador complementa la preparación con trabajos diferenciados y está en constante evaluación.

Marquitos, uno de los compañeros de Fernández en Villarreal, explicó a AS cuál fue el gran problema que enfrentó el chileno cuando se fue a Europa: “La gente lo presionó mucho y no fue bueno que tuviera tanta responsabilidad encima”. En Colo Colo no quieren cometer ese error y los jugadores también buscan liberarlo: Fernández es cercano a los más jóvenes y es respetado por los más grandes. Bromean, se ríen, y lo apoyan.

Desde que volvió a Chile, Matías Fernández solo jugó 106 minutos, entre el Torneo Nacional y la Copa Chile. Su constante aparición en el parte médico semanal era un tema de preocupación. Tal como ha ocurrido en múltiples momentos de su carrera: según el historial de transfermarkt, el volante ha sufrido más de 25 lesiones desde el 2008 en adelante. Por ello es que el retiro no parece una opción lejana: “Si el físico no me lo permite, uno tendrá que tomar consideraciones más adelante”, advierte el propio mediocampista de cara al futuro.

Por ahora, el futbolista está ilusionado con vivir el gran renacer de su carrera. Porque la frase que eligió para agradecer en su bienvenida no fue al azar: “Yo sabía que me querían, pero no esperé que tanto. Prometo dar todo de mí para que disfruten”, dijo ese día. Y Matías Fernández ya trabaja para cerrar su último ciclo en Colo Colo con una sonrisa.