UNIVERSIDAD CATÓLICA

¿Porfía o audacia? Las decisiones de Holan que generan ruido

El DT sorprendió con jugadores en puestos inesperados y las respuestas futbolísticas no convencen. Buonanotte y Lezcano son los casos más emblemáticos.

0

Los últimos e irregulares resultados en el Campeonato Nacional y la eliminación em la Copa Sudamericana, contra Vélez Sarsfield, dejan en evidencia que Universidad Católica pasa por el momento más bajo de la temporada. Justo en la recta final del 2020, con un seguidilla de partidos por venir y ante el gran desafío de alcanzar un histórico tricampeonato nacional. 

El equipo dirigido por Ariel Holan no es el de antes, aunque continúa de líder con 47 puntos, superando a La Calera (45), y con tres partidos menos al igual que el cuadro cementero. Pero el funcionamiento colectivo decayó, lo que puede ser producto de la gran carga de partidos tras el receso por la pandemia. Y en este contexto, algunas decisiones del DT en cuanto a la conformación del equipo no han pasado inadvertidas.

Caso Buonanotte

La situación de Diego Buonanotte (suplente desde la llegada de Holan al igual que en 2019 con Gustavo Quinteros) ha sido uno de los hechos sobresalientes en la gestión del entrenador. El DT organiza el mediocampo con un volante central y dos interiores, por lo que Buonanotte (un '10' típico) otra vez no tiene cabida en el equipo.

Sin embargo, con la partida de César Pinares al Gremio de Brasil tampoco se concretó la chances de una presencia cisntante del mediocampista ofensivo. Pese a que contra Palestino el DT retrasó a Luciano Aued junto a Ignacio Saavedra para darle cabida a Buonanotte, la variante fue ocasional y el '10' de la UC debió resignarse nuevamente a la suplencia o actuar como extremo derecho.

Así aconteció en el clásico contra la U. El hecho en sí no reviste extrañeza, pues con Quinteros y antes con Beñat San José, Buonanotte también actuó por las puntas, pero tal ubicación solamente fue ocasional. Hoy, la percepción es que la única opción de titularidad del zurdo es en el costado del ataque. Y esto le juega en contra: posee menos espacio para maniobrar y cada retroceso en persecución del lateral rival lo desgasta para luego intervernir en la construcción.

Otras decisiones

Lo que acontece con Gastón Lezcano es más reciente. En el clásico contra Colo Colo actuó de volante interior derecho y José Pedro Fuenzalida abierto como extremo, causando extrañeza. Ante la U pasó lo mismo y la variante aparenta aún no dar con la cuadratura: el argentino es un jugador de intensidad, que ataca los espacios con sorpresa y velocidad, adaptado más a recibir el balón en carrera que a intervenir protagónicamente en la etapa previa a las acciones de juego mencionadas.

Otra decisión de Holan que generó sorpresa fue la inclusión de Raimundo Rebolledo como lateral izquierdo en el Clásico Universitario. Lateral derecho neto, el DT lo alineó en el costado izquierdo de la defensa, pese a contar con Alfonso Parot y Juan Cornejo en condiciones (ambos estuvieron en la banca). Esto ocasionó falta absoluta de proyección ofensiva del lateral de ese costado, a raíz del perfil cambiado de Rebolledo, y también dificultades en el control de Reinaldo Lenis, veloz extremo derecho de los azules.

Finalmente, la decisión de Holan en torno a la multiplicidad de funciones de Fuenzalida es una situación que tampoco pasa inadvertida. El capitán de la UC ha transitado todo el 2020 por tres puestos del sector derecho, incluso en el contexto de un mismo partido (extremo, volante interior y lateral). Hombre avezado y con un dominio táctico superior, su polivalencia ha quedado de manifiesto, pero la duda es si consolidado en una función específica su aporte al funcionamiento colectivo pudiera ser mayor.