FÚTBOL CHILENO

Los secretos del gran proyecto que emerge en Universidad Católica

Gonzalo Tapia brilló en la obtención de la Supercopa y anunció que esta puede ser su temporada. ¿Cuáles son los contenidos de juego que lo distinguen?

0

Universidad Católica reaccionó en el segundo tiempo contra Colo Colo y no tuvo problemas para superar la desventaja inicial y quedarse con la Supercopa. Ahora bajo la conducción de Gustavo Poyet, los cruzados desplegaron un fútbol de buen nivel en el triunfo por 4-2, con manejo preciso, fluido y penetrante del balón, que resultó incontrarrestable en el Cacique y además tuvo como eje del ataque a Gonzalo Tapia.

El delantero, de 19 años, fue la figura del encuentro en el Estadio Nacional. Anotó dos tantos clave: el 2-2 parcial, que desmoronó mental y futbolísticamente a Colo Colo y la cuarta cifra de su equipo. Esta última conquista sepultó la tenue ilusión en el cuadro rival por aproximarse a la paridad en los minutos finales del duelo entre los campeones de la Copa Chile 2019 y el Campeonato Nacional 2020. Tapia comienza a ganar mayor espacio en la UC y lo hace con rasgos de juego que no pasan inadvertidos.

Potencia y capacidad de gol

El joven cruzado es un puntero o extremo que puede actuar por ambos flancos del ataque. La velocidad, al estilo de Gastón Lezcano o Edson Puch, no es su cualidad primordial, pero sí es un delantero potente. En acciones de desplazamiento en el terreno de juego logra imponerse por fuerza y contextura, otorgando la profundidad que las exigencias del puesto demandan.

Pese a actuar por la puntas, Tapia exhibe una interesante cuota de goles, lo que expresa que es un '7' u '11' que combina asistencias con anotaciones. En el Campeonato 2020, certamen de su estreno en el profesionalismo, convirtió dos tantos en 11 partidos disputados (7 como titular). En la Roja Sub 17 se hizo presente en el marcador en los dos torneos oficiales que disputó. Marcó 3 conquistas en el Sudamericano de la categoría y una en el Mundial de Brasil.

Anota por acompañar la jugada y también por gestión individual. Así ocurrió en la Supercopa contra Colo Colo. Tapia puso el 2-2 parcial, cumpliendo a cabalidad con la exigencia táctica de convertirse en segundo '9' cuando el centro llegará al área desde el lado contrario. La otra cifra fue producto de una resolución personal por su sector, mediante un disparo directo a la portería cuando la maniobra así lo exigía. Posee plena conciencia de que debe ser él, en determinados momentos, quien concluya la jugada y no cae en la asistencia sin sentido.

Simpleza, disparo y compromiso defensivo

No es extremadamente hábil, pero su capacidad técnica le permite maniobrar sin dificultades por los costados del ataque. Con tiempo, espacio y perfilado hacia el arco rival, Tapia intenta avanzar en acciones uno contra uno. Sin embargo, lo suyo va más en la senda de situaciones de control y pase junto a desmarcaciones profundas o de apertura para recibir el balón con ventaja y así trascender en su sector ofensivo.

En el plano técnico destaca también su buena capacidad de remate. Los disparos del delantero de la UC son potentes y regularmente con adecuada dirección. Pudo abrir la cuenta ante Colo Colo con un tiro fuerte y arriba que Brayan Cortés envió al córner en gran forma, y el 4-2 lo anotó con un remate potente. Probablemente, con el paso del tiempo y su consolidación en el primer equipo, avanzará en definiciones con el borde interno y disparos colocados, finiquitos muy en boga en la actualidad.

Por último, exhibe un compromiso defensivo permanente. Los repliegues de Tapia son constantes en la persecución del lateral oponente, 'doblando' el costado derecho o izquierdo de la última línea cruzada cuando el equipo se encuentra en la fase de defensa organizada. En esta labor suele ser prudente, no 'regalando' fouls en contra de su equipo, y actuando más por reacción que acción, con énfasis en el posicionamiento zonal dentro del bloque que para defender arma la UC.