COLO COLO

11 negociaciones caídas: la cronología del caótico mercado de fichajes de Colo Colo

En el último mes y medio, Colo Colo ha navegado en un mercado muy negativo, en el que suma y suma negociaciones fallidas. Quinteros, en el límite.

0

Parecía que el gol de Pablo Solari a Universidad de Concepción en el partido que determinó la continuidad de Colo Colo en Primera División, había cerrado un oscuro y traumático año para el 'Cacique'. Muchos pensaron que sería el fin de las penurias, de la pesadilla, de los problemas. Sin embargo, un mes y medio después de aquel duelo en Talca, la situación sigue más cercana a los errores del pasado reciente albo que a empezar a construir un proyecto mejor. O al menos así lo ha dejado claro el caótico mercado de fichajes. Los ejemplos son varios y la paciencia de Gustavo Quinteros se agota.

Blanco y Negro ha sumado constantes fracasos durante estas semanas en las que el mercado ha estado abierto. Salvo en el arco, en el que no necesitaban un refuerzo, la concesionaria ha quedado con las manos vacías en varios negociaciones. Los casos son muchísimos.

Favio Cabral, Cecilio Waterman, Cristian Palacios, Octavio Rivero, Thomas Galdames, Branco Ampuero, Erick Wiemberg y Byron Bustamante son algunos nombres que sonaron muy fuerte en Macul, pero que quedaron en nada. A ellos, en las últimas horas, se sumó Fabricio Formiliano.

En esa lista hay cuatro centrodelanteros y tres defensas centrales, los puestos que con mayor urgencia necesitaba reforzar Quinteros. Todos se cayeron.

"Lo ideal para un equipo que quiere pelear un campeonato es tener el equipo completo antes de empezar la pretemporada. Nosotros hace un mes y medio que venimos hablando del marcador central y del delantero, pero todavía no llegan. Lamentablemente son decisiones que tienen que tomar los dirigentes. Tienen que moverse con más rapidez", fue el claro mensaje de Quinteros tras empatar con Unión La Calera.

Tan crítica es la situación que el joven Daniel Gutiérrez debió estrenarse en Primera División y Matías Zaldivia, que ni siquiera estaba para jugar más de 30 minutos debido a que recién se recupera de una lesión muscular, debió ser citado y jugar 50 minutos contra los caleranos, por la lesión de Felipe Campos. Como si fuera poco, Maximiliano Falcón está suspendido y, por ahora, aún debería cumplir tres fechas más de castigo por su agresión a Valber Huerta en la Supercopa.

La cronología de los nuevos fracasos de ByN

El 18 de febrero, es decir, el día siguiente del triunfo albo ante Universidad de Concepción, Aníbal Mosa anunció 10 salidas de Colo Colo. "Se tomó la determinación de no renovar el contrato de Paredes, Barroso, Carmona, Fernández, Valdivia, Mouche, Insaurralde, Pinto. Terminaban contrato y le damos las gracias", dijo el timonel en aquella ocasión. Es decir, desde ese momento que Gustavo Quinteros necesitaba a un central y a un centrodelantero, porque la partida de Nicolás Blandi parecía un hecho. Sin embargo, eso último quedó en nada y el argentino estuvo lesionado durante toda la pretemporada.

Ni bien se consumó la permanencia alba en Primera, se activó una de las prioridades del mercado colocolino: la llegada de Erick Wiemberg. En Blanco y Negro gustaba por "su edad y gran temporada", además de ser calificado como "un atleta". ¿Qué pasó? Todo quedó en un interés. La Calera avisó que solo estaba dispuesto a vender el 100 por ciento del futbolista en 1.5 millones de dólares. "El último precio será entre 1 o 1.2 millones de dólares", contaron a AS cercanos a la negociación en febrero pasado.

Al final Wiemberg se quedó en La Calera y el elegido, después de varias reuniones del directorio, fue Miiko Albornoz, quien aún no está apto para jugar por una lesión.

Desde Blanco y Negro se contactaron también con Agustín Farías, figura de Palestino. La U también lo hizo, pero al final solo fueron sondeos. Leonardo Gil llegó para ocupar un lugar en el mediocampo albo.

Cinco días después de asegurar la permanencia, Colo Colo aprobó la llegada de Juan Carlos Gaete y Felipe Fritz, dos extremos, que se sumaron a Gabriel Costa, Leonardo Valencia Marcos Bolados y Pablo Solari. Así, el Cacique pasó a tener seis delanteros que juegan por las bandas, generando una sobrepoblación en ese sector del campo. En contraste a eso, un '9' seguía sin aparecer.

El 20 de febrero asomó el nombre de un viejo conocido: Octavio Rivero. Finalmente, el jugador declaró semanas después que desde Macul nunca hubo un "real interés" para contar con él. Terminó fichando en La Calera.

Cristian Palacios comenzó a sonar a fines de enero, cuando había rescindido su contrato con Puebla y cuando se había desvinculado de Unión Española. Todo parecía perfecto para que Colo Colo lo sumara a su plantel. De hecho, desde Blanco y Negro habían sido claros: "Queremos a Cristian Palacios", dijeron. ¿Qué pasó? La historia, otra vez, dio un vuelco y el 'Chorri' terminó regresando a Santa Laura.

A inicios de marzo, la novela de los fichajes tuvo como protagonista a Favio Cabral, goleador de las divisiones inferiores de Talleres de Córdoba. Fue el gran apuntado en un momento del mercado. Incluso había estrategias ya creadas para saber si llegaba él o Cecilio Waterman a Macul.

Santiago García, central de Unión La Calera empezó a sonar en el Monumental. Si él llegaba a Macul, Colo se la jugaría por Cabral, porque tiene 20 años y arribaba en calidad de juvenil, por lo que no ocupaba una plaza de extranjero. Pero si el zaguero era chileno -Thomas Galdames-, el 'Cacique' iría por Cecilio Waterman, quien manifestó su deseo de jugar en Colo Colo. ¿Resultado? No llegaron ni García (sigue en La Calera) y ni Galdames (continúa en Unión Española) al fondo y tampoco lo hicieron Cabral (sigue en Talleres) y Waterman, que terminó fichando en Everton.

Increíblemente, no fue el último zaguero que se le cayó a Colo Colo. Branco Ampuero estaba listo, pero Universidad Católica aceleró en un momento clave y el ex Antofagasta decidió regresar a San Carlos de Apoquindo. Fue otro golpe muy duro para Blanco y Negro.

El brasileño Leonardo Coelho apareció en la órbita alba, pero finalmente fue otro nombre que quedó en el olvido.

Y el último gran caso fue el de Fabricio Formiliano. Así al menos lo dejó en claro el presidente de Peñarol, Ignacio Ruglio. "Se queda por lo menos hasta mitad de año. Ya se lo comuniqué a él y su representante. Nuestros zagueros nos dan mucha seguridad", expresó en diálogo con Vamos que Vamos. Y el sábado pasado, Gustavo Quinteros había señalado que ya había acuerdo con el uruguayo. Hoy todo parece caído y el DT pierde la paciencia.