AUDAX 2 - COLO COLO 0

"Me daba pena pegarle una patada": Cereceda da detalles del duelo con los jóvenes albos

Roberto Cereceda no solo se acercó a Julio Fierro después del tanto de Fabián Torres. También dialogó con Damián Pizarro, el atacante albo.

0
"Me daba pena pegarle una patada": Cereceda da detalles del duelo con los jóvenes albos
DRAGOMIR YANKOVIC/PHOTOSPORT DRAGOMIR YANKOVIC/PHOTOSPORT

El saludo de Roberto Cereceda a Julio Fierro, después del tanto de Fabián Torres, fue una de las imágenes más emotivas que dejó el duelo entre Audax Italiano y Colo Colo. El joven portero acababa de cometer un error y el lateral de 37 años optó por darle ánimo, en vez de celebrar. El compañerismo del experimentado futbolista fue ampliamente valorado.

En conversación con AS, Cereceda explicó su visión sobre el aplaudido gesto: "Quería ponerme en el lugar de él. Mi reacción fue ir y decirle que no pasaba nada, que levantara el ánimo. Quería demostrarle con un gesto que entendía lo que él estaba sintiendo". El jugador también se acercó a Damián Pizarro, delantero albo de 16 años.

"Era especial jugar con ellos, porque eran unos niños. Era todo muy raro y extraño. Y al ver el entusiasmo y las ganas que le ponían, me sentí orgulloso de enfrentarlos. Tenían valentía y jerarquía", complementó Cereceda.

- ¿Qué alcanzó a hablar con Fierro?
- Yo creo que él entendió lo que le quise transmitir. Me dieron hasta ganas de abrazarlo. Es su segundo partido en el profesionalismo y yo tengo 37 años. La mayoría de ellos podrían ser hasta mis hijos. Era una sensación de paternidad.

- ¿Y qué le dijo a Damián Pizarro?
- Me acerqué en el primer tiempo a preguntarle la edad y a felicitarlo. Le dije algo parecido, que le iba a servir mucho y que debía sentirse orgulloso. Incluso le dije que me daba pena pegarle una patada, que mejor no me iba a acercar a él.

- ¿Cómo reaccionó a él?
- Se puso a reír con una mirada inocente. Él (Pizarro) me gustó, porque iba, peleaba, corría, se apoyaba bien y cabeceó un par de pelotas en el área. En el primer tiempo entraron con mucha personalidad y nos hicieron ver mal.

- Sus compañeros estaban en la misma línea. Casi no festejaron los goles y varios escribieron mensajes después del partido...
- Sí, lo conversamos. Era importante ganar, porque estamos en la lucha, pero teníamos claro lo que se estaban jugando ellos. Tenemos un plantel humilde y de buena gente. Hoy se notó lo que somos como institución. Queríamos ayudar a los jóvenes, pero lamentablemente había una situación deportiva que cumplir.