Competición
  • Liga Chilena
  • Campeonato Brasileño Serie A
Campeonato Brasileño Serie A
Fluminense Fluminense FLU

-

At. Paranaense At. Paranaense APA

-

TORNEO NACIONAL

Los recuerdos del primer paro que remeció al fútbol chileno

Con un petitorio de 39 puntos, y muy distinta a la movilización actual por el caso de Naval, la huelga de 1997 fue el origen del Estatuto Laboral del Futbolista.

Los recuerdos del primer paro que remeció al fútbol chileno

El 13 de septiembre de 1997, los jugadores y técnicos de los 32 clubes profesionales iniciaron el primer paro de la historia del fútbol chileno. El hecho resurge en la memoria justo ahora, cuando el Sindicato de Futbolistas Profesionales (Sifup) hizo efectiva este fin de semana una nueva paralización de actividades, debido al rechazo de la incorporación de Naval en el Torneo de Segunda División.

Hace más de dos décadas, la huelga también fue convocada por la entidad sindical, que encabezaba Carlos Ramos, quien dirige hoy el Colegio de Entrenadores. Además, se dio en un contexto en que futbolistas de varios países reclamaban sus derechos.

Las principales reivindicaciones del Sifup fueron la libertad de acción a partir de los 20 años, el derecho a un porcentaje de las compraventa de jugadores entre clubes y el tema de la seguridad previsional. Sin embargo, el despedido de todo el plantel de Deportes Arica, por parte de Iván Paredes, presidente del club y alcalde de la ciudad, fue pieza fundamental de la movilización. Puntos muy distintos a los de la demanda actual del sindicato.

"Era la primera huelga de magnitud que se hacía en Chile después de la dictadura. Fuimos muy apoyados. Los actores, a través de Esperanza Silva que era la presidenta de ese gremio, nos llamaban para hacernos consultas", cuenta Carlos Ramos a AS Chile.

En julio de 1997, Ramos denunció amenazas de muerte en su contra si continuaba con la idea de paralizar el fútbol. El 12 de agosto, el Sifup entregó un petitorio de 39 puntos a la ANFP. El ente rector no contestó las demandas del Acuerdo Colectivo de Trabajo y se confirmó el paro el 2 de septiembre.

Ramos relata el tema más complicado del petitorio: "Lo más desfavorable fue lo del contrato unilateral. Era el famoso contrato rosado, que provocaba que los jugadores recién pudieran quedar libres, o con el pase en su poder, a los 27 años. Pedimos que se acabara".

La fecha con juveniles

Al igual que en la actual fecha 15 del Campeonato As.com de Primera B, los directivos de los clubes decidieron presentarse con juveniles para cumplir con la sexta jornada del Clausura 1997. La idea era aparentar normalidad.

Polémico fue el caso de Puerto Montt, con su técnico Jorge Garcés, que decidió alinear con profesionales, privilegiando la lucha del descenso por sobre la causa sindicalista. 2-0 vencieron a una Unión Española que esa temporada terminaría bajando por primera vez a la B.

El presidente de la U, René Orozco, decidió no presentar ningún plantel al partido con Huachipato. A última hora cambió de opinión y actuó con juveniles en Santa Laura (0-2). Y en San Carlos de Apoquindo, Universidad Católica y Colo Colo jugaron por primera vez en el recinto precordillerano. 4-1 ganaron los cruzados con un rutilante Rodolfo Moya.

Balance positivo

Finalmente, el fútbol chileno volvió a su normalidad en las canchas el 27 de septiembre de 1997, luego que la ANFP y el Sifup llegaran a acuerdo en prácticamente todos los puntos del petitorio.

"Ese paro fue el inicio de todo lo conseguido por los jugadores. A partir de ahí surgió la ley del futbolista, que se concretó posteriormente en la época de Carlos Soto", cuenta 19 años después Carlos Ramos.