Temas del día Más temas

CORONAVIRUS

La travesía de un DT chileno en Bolivia: cruzó a pie la frontera

Sebastián Núñez dirige a Nacional de Potosí, pero optó por volver en medio de la dura cuarentena local y con los pasos cerrados: "Viajamos escoltados por la policía".

La travesía de un DT chileno en Bolivia: cruzó a pie la frontera

Sebastián Núñez forja su carrera como entrenador en el fútbol de Bolivia. Tras dirigir en 2019 a Always Ready, a comienzos de marzo el chileno asumió en Nacional de Potosí y en eso estaba cuando lo sorprendió la propagación del coronavirus por Sudamérica. Aguardó un tiempo, esperando el curso de la pandemia, y al final optó por volver a su hogar en Concón, Región de Valparaíso.

Sin embargo, en medio de la estricta cuarentena imperante en Bolivia y con todas las fronteras cerradas, el periplo resultó extremadamente difícil. Lo hizo en compañía de Ignacio Benavente y Cristian Cárdenas, ayudante técnico y preparador físico, respectivamente, del staff que comanda Núñez (a la derecha en la fotografía).

"El viaje empezó a las 2 de la mañana desde Potosí, escoltados por la policía, porque conseguimos unos permisos a través de la cancillería e Interpol. Allá hay cuarentena total, las 24 horas. No puede andar ningún vehículo en la calle y tuvimos que sacar varios permisos, en los que el consulado nos ayudó muchísimo", manifiesta Núñez a AS Chile.

"Viajamos siete horas hasta la frontera, hasta Abaroa, pasando por varias localidades del desierto. En la frontera, el auto nos dejó en el sector de Bolivia. De ahí tuvimos que caminar entre 50 minutos y una hora para llegar a la frontera chilena, en Ollagüe. Ahí nos estaban esperando y pudimos hacer dos o tres horas hasta Calama. Tomamos un avión a Santiago y viajamos a Concón. Fueron 22 horas hasta nuestras casas", agrega el DT nacional.

-¿Les resultó difícil la caminata por el Altiplano?
-Hacía frío, como en todo el viaje, desde Potosí. La ciudad es muy helada, salimos con cero grado. La verdad es que en la frontera hacía frío por el viento, que es típico del altiplano. Por lo menos caminando se nos pasó el frío, así que no hubo tanto problema.

-¿Tenía aprensiones con el viaje o resultó como lo tenía pensado?
-Todo resultó según lo planificado, porque habíamos hecho todas las consultas previas. Recibimos ayuda de la cancillería boliviana, de Interpol, también del consulado chileno, que nos entregó un salvoconducto especial y llamó para que nos esperaran en la frontera. Todo resultó bien y no tuvimos ningún inconveniente en ese aspecto

45 días de cuarentena

-¿Fue especial la sensación al cruzar la frontera?
-Fue de mucha alegría, porque llevábamos ya 45 días en cuarentena total. Lo único que queríamos era venir a estar en nuestras casas y con nuestra gente. Obviamente que cuando pasamos a Ollagüe estábamos contentos, porque sabíamos que en Chile iba a ser más fácil poder llegar a nuestras casas. Las fronteras de Bolivia están cerradas hace bastante rato, así que salir del país no es fácil.

-¿Cómo está el panorama en Bolivia, a raíz de la pandemia?
-Mira, la cuarentena funciona perfecto. Solo uno puede salir una vez a la semana, dependiendo del último dígito de tu RUT. Desde las 8 hasta las 12 tú puedes ir a comprar y están abiertos solos los supermercados y las farmacias. La policía está controlando en las esquinas y no se ha propagado tanto la pandemia, la gente la ha respetado. El gobierno sacó leyes como que no pueden despedir a ningún trabajo durante la cuarentena y se puede sacar el 20 por ciento de los ahorros en la AFP para poder mantenerse en estos meses.

-¿Posee alguna fecha de regreso o la situación no está clara todavía?
-No, no hay ninguna noticia todavía. Hay especulaciones de que tal vez el campeonato podría volver en agosto, así que recién ahí debería volver, pero antes nada. Hay que esperar qué pasa en las próximas semanas.