FÚTBOL CHILENO

La historia del Bono Retiro que enemistó al mundo del fútbol

La idea formaba parte de la anterior directiva del Sifup, pero en otros términos en cuanto a la repartición de dineros, y fue sugerida por Futbolistas Agremiados de Argentina.

La historia del Bono Retiro que enemistó al mundo del fútbol
JAVIER SALVO/PHOTOSPORT

La controversia está instalada en el fútbol chileno. Y esta vez no son los dirigentes los protagonistas, como suele ocurrir en la mayoría de las ocasiones. Ahora el motivo es la fuerte contraposición de opiniones, a raíz de la entrega del Bono Retiro que realizó el Sifup a más de una cincuentena de jugadores que se dejaron la actividad.

Con fondos provenientes de los derechos de televisión, el organismo sindical destinó un bono de 8 millones para los jugadores con 15 años de carrera, 13 a quienes estuvieron 18 años en actividad y 20 para los futbolistas con 20 temporadas de trayectoria. La condición para optar al dinero era que los deportistas hubieran abandonado la competencia después del 1 de enero de 2017.

La iniciativa se había mantenido fuera de la atención pública hasta que Marcelo Salas hizo público el hecho. Fue en medio de la polémica con Temuco por la aplicación de la Ley de Protección del Empleo al plantel en el contexto de la crisis económica por la pandemia del coronavirus. "El Sifup recibió US$1 millón del CDF, ¿dónde está esa plata", manifestó El Matador, obteniendo respuesta inmediata del ente gremial: "Sería prudente que resolviera sus conflictos laborales y éticos".

Idea argentina

Lo cierto es que idea de entregar un bono a los futbolistas que dejan la actividad, como reconocimiento a la labor desarrollada, se encontraba en la agenda programática de la anterior directiva del Sifup, encabezada por Carlos Soto. Sin embargo, el formato de pago y los requisitos seguirían otro camino en ese entonces.

La idea fue sugerida por sus pares de Futbolistas Agremiados de Argentina, que en la década de 2010 comenzaron con la entrega del beneficio. El propósito inicial consistía en darle una utilidad social a los fondos, abarcando un universos amplio de destinatarios. Sería un monto máximo de entrega de $5.000.000 y otros dineros irían destinados a auxilio en caso de algunas urgencias de salud o para algún emprendimiento como la cancelación del pie de un taxi.

El proyecto se mantuvo en agenda luego de la asunción de Gamadiel García como nuevo presidente del Sifup y finalmente se hizo efectivo hace poco. Fue sometido a la consideración de los jugadores, quienes aprobaron repartir los fondos en los términos actuales, lo que fue rechazado por un grupo de cerca de 300 ex jugadores aglutinados en la Agrupación de Futbolistas Retirados. La entidad lo hizo a través de una declaración pública que criticó el formato de la entrega del bono por parte del Sifup.