FÚTBOL CHILENO

Las historias más curiosas de las elecciones en la ANFP

En ocasiones, los comicios en la sede de Quilín estuvieron marcados por episodios llamativos que le dieron un cariz especial a la llegada de un nuevo directorio.

Las historias más curiosas de las elecciones en la ANFP
CHRISTIAN IGLESIAS/PHOTOSPORT

La salida prematura de Sebastián Moreno desde la presidencia de la ANFP anticipó en un par de años el clima electoral en el organismo, pues el directivo debía recién dejar su cargo en 2024. Lo concreto es que este jueves 30 de julio el fútbol chileno tendrá un nuevo jerarca, mediante un proceso eleccionario que se llevará a cabo en forma remota, lo que de todas formas no impidió la confrontación de opiniones, haciendo recordar curiosos episodio acontecidos en comicios anteriores.

Un club y dos votos antagónicos

En noviembre de 2002, Reinaldo Sánchez postulaba a la reelección y su contendor era el dirigente de Universidad Católica, Jorge O'Ryan. La carrera por asumir la presidencia se avizoraba estrecha y la polémica se instaló, durante la votación, por el insólito caso de Temuco. Dos representantes del club se hicieron presentes en la ANFP para sufragar y sus preferencias eran antagónicas. Luego de una hora de conversaciones votó Rodrigo Silva, quien había manifestado su apoyo a O'Ryan, aunque finalmente se impuso Sánchez por 26 sufragios contra 22.

Renuncia de Milad

En la etapa previa a la elección de Moreno, Pablo Milad, actual candidato a ocupar el cargo, también aspiraba a conducir la ANFP en reemplazo de Arturo Salah. Su competidor hasta ese momento era Harold Mayne-Nicholls y aún no se vislumbraba la aparición de Moreno, al menos públicamente. Sin embargo, a comienzos de octubre de 2018, Milad abandonó cualquier atisbo de postulación para dedicarse de lleno a su labor como Intendente de la Región del Maule, cargo que dejó hace unas semanas para este vez disputar de manera decidida el sillón presidencial de la ANFP. En dos años, el ex presidente de Curicó cambió radicalmente de opinión.

Segovia inhabilitado

El 4 de noviembre de 2010, el presidente de Unión Española, Jorge Segovia, resultó electo como nuevo timonel de la ANFP, con 28 votos a favor y 22 en contra. Entonces, Mayne-Nicholls debió dejar el cargo y con ello también Marcelo Bielsa se alejó de la selección. Sin embargo, días después el mismo consejo de presidentes que había proclamado su elección inhabilitó al propietario del cuadro hispano, por incumplir los requisitos para el cargo. Fue un giro inesperado, que desencadenó múltiples consecuencias. Como la asunción de Sergio Jadue, en circunstancias de que el calerano no figuraba como una opción de peso para encabezar el directorio.

'Sacar' a Salah

Luego de la salida de Jadue hacia Estados Unidos por el estallido de la red de corrupción en la FIFA, surgió la figura de Arturo Salah para tomar la conducción de la ANFP en medio de la grave crisis del organismo. Sin embargo, desde el sector que apoyaba a Milad para lograr el cargo intentaron bloquear la postulación del otrora DT. Presentaron un requerimiento ante el Ministerio de Justicia, argumentando que Salah no había sido presidente de ningún club, pero el recurso no fue considerado. A la postre, el ex entrenador venció en las elecciones. 

Maratón de votaciones

Quizás anticipando que su gestión sería accidentada, la asunción de Sebastián Moreno a la presidencia de la ANFP estuvo marcada por los contratiempos. En los comicios para llegar al cargo, el ex dirigente de Cobresal se enfrentó con Jorge Uauy, de Palestino, y con Mayne-Nicholls. En la primera votación este último resultó excluido por obtener el mínimo de votos de los tres candidatos. Luego, el consejo de presidentes debió realizar tres sufragios más para finalmente definir a un vencedor. Antes de imponerse con 25 votos, la cifra clave para lograr la victoria, Moreno cayó en las dos rondas previas por 24 a 22 sufragios, pero negociaciones de último minuto le permitieron imponerse en las urnas.