SUPERCLÁSICO

El duelo personal que definirá el pulso del clásico en el Nacional

La disputa por coincidencia espacial en la cancha promete atraer las miradas en el duelo de la U contra Colo Colo. Será un choque táctico, físico y mental.

El duelo personal que definirá el pulso del clásico en el Nacional
RAUL ZAMORA/PHOTOSPORT

Más allá de las variantes posicionales que puedan intentan desarrollar tanto Hernán Caputto como Gualberto Jara para el Superclásico, lo concreto es que entre los múltiples duelos que habrá en la cancha del Nacional hay uno que destaca por sobre el resto. Se trata de la disputa táctica que protagonizaran Jean Beausejour y Marcos Bolados.

El lateral izquierdo azul y el extremo derecho albo coincidirán en el terreno si los detés insisten con los sistemas tácticos que pusieron en práctica durante el regreso a la competencia contra Palestino y Santiago Wanderers. Son los mismos esquemas posicionales empleados regularmente antes de la detención por la pandemia, de modo que el desarrollo de variantes lo más probable es que ocurra con el partido en marcha. 

Así se mueve Bolados

La misión de Bolados durante la fase ofensiva exhibe dos componentes tácticos. El primero tiene que ver con permanecer 'abierto' (cerca de la línea de banda) para recibir el balón sin marca, encarar al defensa encargado de su control, procurando vencer en el duelo, y atacar el área o enviar centros al sector de definición enfrente de la portería rival. Esto último también lo puede conseguir con desmarcaciones profundas a la espalda del lateral adversario.

El segundo componente táctico del accionar del albo por el sector derecho guarda relación con la desmarcación combinada en interacción con el lateral de su sector, cuando este se proyecta en ofensiva. En ese momento, Bolados centraliza su posición, liberando el espacio para la pasada del hombre proveniente desde la última línea, y se transforma en una especie de volante mixto improvisado, pero capaz también de recibir el balón y en esa zona intervenir con criterio en la gestación de juego.

El oficio de Beausejour

La labor de Beausejour posee signos identitarios claros desde hace muchos años. Es un lateral con subidas permanentes, las que regularmente concluyen con variedades de centros al área penal. En el contexto del 1-4-4-2 de los azules, sus apariciones en ataque son una fuente constante de habilitaciones desde el costado izquierdo a la dupla de ataque.

Durante la fase defensiva, el zurdo despliega principalmente una buen posición de cierre, buscando evitar perder la espalda con un pase de penetración. En la disputa cuerpo a cuerpo, la incidencia de su velocidad y potencia, aparte de los 'años de circo', juegan un rol proponderante como mecanismos de resolución de cada una de estas situaciones de juego.

Mano a mano

Con Colo Colo en posesión del balón, la labor de Beausejour se concentrará en establecer un control defensivo del flanco izquierdo en última línea azul. La referencia de marca individual será Bolados, seguramente con dinámicas recurrentes de acciones de velocidad corta, y en este contexto el principal objetivo del lateral irá en la dirección de bloquear los centros que el colocolino intentará enviar desde su lugar en la cancha.

El panorama variará en los momentos en que los azules avancen en el terreno de juego y hagan circular el balón, buscando profundizar y generar llegadas. Entonces, Beausejour llega a convertirse en un delantero más, por lo que la exigencia para Bolados, en el control y seguimiento de las subidas del zurdo, será mayor que de costumbre. Desde el punto de vista táctico, el albo probablemente priorizará un retroceso profundo para encarar de frente a su rival y no en una acción de persecución, en la que quien avanza en ataque posee más chances de imponerse.